Reserva Ecológica
Costanera Sur
Ciudad Autonoma de Buenos Aires
República Argentina
 
Asociación Civil Por la Reserva
-Vecinos Autoconvocados -
 
En Por La Reserva Internet

LIBRO DE VISITAS

 

20 de enero de 2005

Editorial I
Las leyes están para ser respetadas


Pocos espacios públicos de la ciudad de Buenos Aires han sido tan agredidos, maltratados y desmerecidos como la Reserva Ecológica de la Costanera Sur. Ahora, como si ya no tuviese escaso perjuicio con los incendios intencionales que allí se producen en forma periódica, han salido a la luz la ocupación ilegal de una franja de su terreno y el peregrino planteo de tres legisladores locales que proponen faltarle al respeto a la ley por vía de la definitiva radicación del insólito poblado.

El asentamiento viene de antiguo, pero sólo hace poco más de un año que dio lugar a la preocupación manifiesta de los funcionarios. Arrancó cuando presuntos necesitados empezaron a ingresar en esas tierras pertenecientes a la ciudad y se instalaron en ellas en forma precaria. El resto es historia conocida, la misma de tantas otras villas de emergencia radicadas en el área metropolitana: la afluencia de los invasores continuó y hoy viven allí alrededor de 2000 personas, carentes hasta de los servicios más elementales.

De acuerdo con una investigación reciente de LA NACION, un funcionario definió ese lugar, cerca del cual transitan los miles de visitantes de la Reserva Ecológica, como "una villa de avería, muy pesada, en la que no entra ni la policía".

Nuestro Código Penal, en su artículo 181, inciso 1°, no deja lugar a dudas sobre la comisión del delito de usurpación, referido a quien "...por violencia, amenazas, engaños, abuso de confianza o clandestinidad despojare a otro [la ciudad], total o parcialmente, de la posesión o tenencia de un inmueble o del ejercicio de un derecho real constituido sobre él, sea que el despojo se produzca invadiendo el inmueble, manteniéndose en él...". Pese a eso, una vez más se ha tratado de justificar la invasión ilegal con el pretexto del socorrido "estado de necesidad". Los diputados porteños Sergio Molina, Daniel Betti y Fernando Cantero elaboraron un proyecto de ley para que el asentamiento no fuera erradicado, sino ubicado definitivamente allí, dotándolo de servicios, comedor, guardería, biblioteca y centro de atención primaria.

Las necesidades reales de los sectores más postergados de la sociedad suelen ser terreno fértil para el ejercicio del proselitismo facilista y reñido con los dictados del sentido común. Una cosa vendría a ser prestarles debida atención a las legítimas aspiraciones de quienes carecen de techo y no tienen recursos para obtenerlo, encuadrándolas dentro de la razonabilidad, y otra propiciar la urbanización de tierras inapropiadas que, además, están dedicadas a otra muy diferente finalidad, cuya protección expresa está dispuesta en el artículo 27, inciso 4, de la Constitución porteña.

Se ha querido alegar que el asentamiento es "anterior" a la Reserva Ecológica. El argumento es endeble: el embancamiento de tierra y desperdicios donde la naturaleza le dio progresiva forma al ahora singular parque natural data de fines de la década del 70. ¿Quién puede señalar con exactitud cuándo y cómo llegaron allí la primera semilla o brote y el primer insecto?

Por otra parte, no es prudente que las intervenciones de ayuda solidaria protejan o amparen situaciones reñidas con la legislación vigente. Si así se procediera, también habría que justificar, por ejemplo, un enclave parecido en el Jardín Botánico o, tal como ya está ocurriendo, una "ranchada" en la avenida 9 de Julio.

Son positivas, pues, las intervenciones del jefe del gobierno local, Aníbal Ibarra, quien advirtió que vetaría una iniciativa en aquel sentido, o del vicejefe, Jorge Telerman, al hacer referencia a que, sin violencia y por consenso, "está claro que vamos a recuperar la Reserva y a sacar el barrio que se instaló allí". Ambos no hicieron más que atenerse a uno de los aspectos fundamentales del mandato para el cual fueron elegidos por la ciudadanía porteña: respetar y hacer respetar la ley. Respeto que, asimismo, es sustento indispensable e irreemplazable de la convivencia social.

Link corto: http://www.lanacion.com.ar/672511

Temas relacionados:

Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires: NO acompañen el despacho de la Comisión de Vivienda, que promueve la creación de un programa para urbanizar la Reserva Ecológica Costanera Sur Ver Texto

Limites de la Reserva Ecológica Costanera Sur
Terrenos ocupados de la Reserva Ecológica Costanera Sur

Otra amenaza para la Reserva Ecológica
"Hay que declarar la intangibilidad de la Reserva Ecológica"

Prometen erradicar la villa de la Reserva

Proyectos Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires

CREASE EL PROGRAMA DE PLANEAMIENTO Y GESTION PARTICIPATIVA PARA EL ASENTAMIENTO CONOCIDO COMO COSTANERA SUR RODRIGO BUENO, A FIN DE SU URBANIZACION. 200401948 

Temas relacionados

 

Atras Inicio Añadir a favoritos Enviar comentario o sugerencia Recomendar a un Amigo Facebook
Asociación Civil Por la Reserva Vecinos Autoconvocados