Reserva Ecológica
Costanera Sur
Ciudad Autonoma de Buenos Aires
República Argentina
 
Asociación Civil Por la Reserva
-Vecinos Autoconvocados -
 
En Por La Reserva Internet

LIBRO DE VISITAS

 

Trabajo realizado por estudiantes de la carrera de
Ciencias de la Comunicación Social (UBA).
Taller de expresión III - Módulo Gráfica.

 

Los incendios en la reserva:
cualquier semejanza con la realidad no es pura coincidencia

A la reserva

La Reserva Ecológica Costanera Sur de la Ciudad de Buenos Aires sufre incendios intencionales todos los años pero nunca ha habido detenidos que se dieran a conocer al público. Si bien la mayoría de los expertos apuntan a la acción organizada de vándalos, todavía no se descarta que éstos sean mandados por corporaciones inmobiliarias. Mientras tanto, el coordinador de la reserva inició una investigación para descubrir a los culpables de los últimos siniestros.


En 1918, se inauguró el Balneario Municipal en los terrenos que ocupa la reserva en la actualidad. A principios de los ’70, surgió el proyecto de construir un nuevo Centro Administrativo de la Ciudad a través del rellenado de la zona costera con el material sobrante de la construcción de las autopistas, en base a un sistema similar al de los polders holandeses. Seis años más tarde, empezaron las obras pero el gobierno de facto las abandonó en 1981. A pesar de que el hombre buscaba ganarle tierras al río, fueron los animales y las plantas los que colonizaron la zona en forma espontánea. Finalmente, en 1986, se convirtió en la única Área Natural protegida de la Ciudad de Buenos Aires.

 

Estado actual de la reserva

Existen posiciones encontradas respecto del mantenimiento y estado de la Reserva Ecológica Costanera Sur. Si bien las mejoras no se acotan al tema de los incendios, como aclara el doctor Alberto Olveira Rial, coordinador de la reserva, se tomaron las precauciones necesarias para evitar que este pulmón verde corriera peligro.
“Teniendo en cuenta que los incendios eran provocados por menores de edad, impulsamos una norma que impide su ingreso sin el acompañamiento de los padres. Además, solicitamos a los visitantes que exhiban el contenido de sus mochilas cuando ingresan al área”, asevera.
Como método de control complementario, se incorporó un sistema de cámaras, el cual ha permitido, en muchos casos, identificar a los responsables de los hechos. Por último, policías, serenos y personal de vigilancia del lugar, se encargan de controlar permanentemente el área.
“Nosotros estamos haciendo las cosas bien”, evalúa el coordinador. Equipos de emergencia, mangueras, mochilas de incendio y personal capacitado que interviene antes que los bomberos son algunas de las medidas que se implementan. En cuanto a las instalaciones, se están construyendo baños públicos y un sector de juegos para ofrecer más servicios a la comunidad.
Por otra parte, el arquitecto Atilio Domingo Alimena, defensor del Pueblo Adjunto de la Ciudad de Buenos Aires, aclara que, si bien este espacio mejoró con la actual administración, todavía hay mucho por hacer. Argumenta que recibió quejas porque “la gente notaba algún tipo de desprotección, falta de mantenimiento, atención, y fácil accesibilidad”. De acuerdo al ombudsman, no hay una buena difusión porque si bien se sabe que existe la reserva, como carece de un real desarrollo para la preservación, recibe pocas visitas.
En este punto coincide el licenciado Carlos Fernández Balboa, coordinador de la Fundación Vida Silvestre Argentina, quien sostiene que la gente no sabe bien para que está la reserva. Según él, no tiene un plan ni un tratamiento por parte de especialistas y se la maneja como cualquier otro espacio verde de la Ciudad de Buenos Aires. “A esta altura creo que ya no es un error, sino una decisión política del gobierno porteño no darle el valor que ese lugar verdaderamente tiene”, subraya el representante de la organización.

 

La reserva en la mira

El 5 de julio de 1986, el Consejo Deliberante declaró al lugar Parque Natural y Zona de Reserva Ecológica. Tras el reclamo de la Fundación Vida Silvestre Argentina, Amigos de la Tierra y la Asociación Ornitológica del Plata, sancionó por unanimidad la Ordenanza Nº41.247 que le dio protección al área.
Fue declarada sitio Ramsar, en carácter de Humedal de Importancia Internacional, el 22 de marzo de este año. Según el diputado Juan Manuel Velazco, del bloque Plural, esto garantiza la continuidad de la misma frente a la inminente amenaza de proyectos inmobiliarios y urbanísticos.
Los responsables de los emprendimientos violan la legislación de la Ciudad de Buenos Aires que establece que este espacio natural no puede ser reducido. El coordinador de la reserva considera que “a pesar de la última declaración, en Argentina no se respetan las normas y se actúa por encima de ellas”.
Uno de los proyectos que tiene en la mira a la reserva es la construcción de la Autopista Ribereña que pretende unir la Autopista Buenos Aires-La Plata con la Autopista Illía para descongestionar el tránsito.
A pesar de que la Constitución de la ciudad prohibe expresamente una modificación sustancial del área, este mes se discutió el tema en las jornadas de Desarrollo Urbano realizadas en el hotel Hilton. El estudio que impulsa la propuesta pertenece al arquitecto Mario Roberto Álvarez.
Javier Menéndez, miembro de la Asociación Civil Por la Reserva-Vecinos Autoconvocados, afirma que “los que urbanizaron Puerto Madero sabían de la existencia de un proyecto de autopista. Por eso compraron esas tierras a bajo precio. Sin embargo, les prometieron que iba a ser construida detrás de la reserva”.
Por su parte, el legislador macrista Ricardo Busacca propone la creación de una pista de remo, denominada Santa María de los Buenos Aires, en la Laguna de los Coipos del parque natural. Los vecinos autoconvocados salieron a frenar este proyecto.
Otro de los interesados en la zona es la Corporación Antiguo Puerto Madero S.A. Fue creada para hacer la sesión de las tierras mediante un decreto del Gobierno Nacional y la municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, bajo la intendencia de Carlos Grosso. El documento establece que “la sociedad tendrá por objeto planificar, proyectar y ejecutar la urbanización del área Antiguo Puerto Madero; pudiendo así mismo vender, conceder, permutar, arrendar, total o parcialmente, los inmuebles incorporados a su propiedad”.
Finalmente, el estudio de Berardo Dujovne, decano de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UBA, y Silvia Hirsch, vicepresidenta 1ª de la Sociedad Central de Arquitectos, construyó en la zona las primeras torres, llamadas "El Faro", que eludieron la ley 123 de Evaluación de Impacto Ambiental. Para facilitar esa operación, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires la reemplazó por la ley 452.

 

Crónica de los incendios

Durante sus 19 años, la Reserva Ecológica Costanera Sur sufrió más de 300 incendios, de los cuales 290 se produjeron entre 1986 y 1996. En varias oportunidades se sospechó que los siniestros estaban vinculados con intereses inmobiliarios que buscaban anexar las tierras a la urbanización de Puerto Madero. Mientras que este año ocurrieron otros dos, considerados actos de vandalismo.
Bajo la intendencia de Carlos Grosso, en 1992 se registraron 49 incendios. El más grave fue el 8 de septiembre cuando se quemaron 70 hectáreas en la zona donde se encontraban terrenos que el funcionario menemista había cedido para la construcción de un helipuerto presidencial. El decreto que posibilitaba la creación había sido anulado cuatro meses antes del siniestro.
Al año siguiente se produjeron más de 20 hechos. En el 95, el fuego consumió 70 hectáreas de pastizales. Entre 1993 y 1995, 82 sospechosos fueron detenidos y acusados de provocar incendios. Sin embargo, las causas judiciales no avanzaron por falta de pruebas.
El 12 de octubre de 1998, un grupo de jóvenes inició un fuego que dañó 2,7 hectáreas. El 21 del mismo mes hubo tres incendios. Un año más tarde, se registraron cinco siniestros, de los cuales el más significativo ocurrió el 19 de septiembre que afectó a 50 hectáreas y alcanzó el bosque de alisos.
A partir del nuevo siglo hasta la actualidad, se produjeron más de diez incendios. Este año, la Reserva Ecológica, bajo la coordinación de Alberto Olveira Rial, sufrió dos hechos. El primero sucedió el 18 de octubre y afectó 45 hectáreas de pastizales. Hubo tres focos en las proximidades del "Camino de los Lagartos" que estuvieron separados unos 500 metros y comenzaron a la misma hora. A partir de este episodio, se labró un sumario policial.
Asimismo, la administración de la reserva lleva a cabo una investigación paralela. Los principales sospechosos serían menores, que se desprendieron de un grupo escolar que asistía a una visita guiada.
Finalmente, el 8 de noviembre hubo dos focos de incendio a 150 metros de distancia uno del otro. Se quemó un pastizal de cortaderas, y al igual que el anterior, diversas fuentes los adjudicaron a la acción de vándalos.

 

El que calla, otorga

“No puedo afirmar que aquellos que vienen a prender el fuego lo hacen con una finalidad determinada. Sí digo que lo del 18 de octubre fue vandalismo. No creo que esa gente tenga otro fin. Ahora, no dejo de observar que hay quienes tienen proyectos absolutamente ajenos a la defensa de la reserva. Con el marco de protección jurídica que tiene, estos deberían darse por satisfechos. Pero uno sabe que en el país han pasado cosas muy extrañas”.
Para Alberto Olveira Rial está claro que los incendios son intencionales. Lo que resta averiguar es quién, por qué y para qué lo hace. En los años ’90, las principales sospechas recaían sobre compañías ligadas a los negocios inmobiliarios como IRSA, Corporación Antiguo Puerto Madero y el estudio de arquitectura Dujovne-Hirsch. En los últimos cinco años, especialistas en el tema coinciden en que los incendios producidos en la reserva se deben a actos de vandalismo, provocados por menores. Sin embargo, todavía reina el desconcierto.
Según el coordinador de la Fundación Vida Silvestre Argentina, “las veces que se arrestó gente, eran personas de bajos recursos, enviadas por empresarios”. Sin embargo, Olveira Rial sostiene que no se puede asegurar que hayan sido mandados por alguien: “Estas personas saben lo que están haciendo. No son ni chicos traviesos, ni torpes, ni negligentes. Son criminales: prendieron fuego a 30 metros de una guía que estaba con 35 alumnos de 11 a 12 años”, afirma.
El defensor del Pueblo desestima la relación entre los incendios y los intereses inmobiliarios y plantea que eso es sólo un mito. “Lo que sí creo es que hay cierto desinterés por la reserva como espacio público. Por eso la agreden para divertirse”, dice.
Asimismo, el ombudsman explica las causas de la agresión hacia el parque natural: “Si el vecino ve restringida la posibilidad de disfrutar, empieza el desinterés. Por eso, tiene que haber un punto de equilibrio que hasta ahora la reserva ecológica como espacio público al servicio de los ciudadanos, no lo logró. Está para una determinada elite”.
Javier Menéndez, de la Asociación Civil Por la Reserva, también deja de lado las presiones inmobiliarias: “En este momento no les conviene que haya siniestros porque usan este espacio natural para vender sus edificios con vista a este lugar”.
Para Fernández Balboa, en cambio, aún persisten las presiones de los grupos interesados por la zona. Pero tampoco desestima que existan vínculos entre los incendios y los habitantes del asentamiento Rodrigo Bueno, que se encuentra sobre los terrenos pertenecientes a la reserva. Según él, uno de los incendios “sucedió en la semana final de la reinstalación de los vecinos de la villa en otros espacios más racionales”. Por el contrario, el coordinador de la reserva dice que tienen una buena relación con ellos y aclara: “No es la gente del barrio la que genera problemas”.
Por último, el diputado Velazco apoya la investigación que realiza el coordinador para descubrir a los culpables de los siniestros, y cree que estas tareas están coordinadas. Para él, “es difícil pensar en una persona o en un grupo de chicos que vayan por el camino generando focos de incendios y que calculen el tiempo como para que surjan en el mismo momento. Además, el camino incendiado por el que no transitan los visitadores comunes, está ubicado bien adentro”.
No obstante, si la legislatura debiera comenzar una investigación al respecto, tendría que apuntar a las presiones de distintos sectores debido a la escasez del suelo en la Ciudad de Buenos Aires. “Están los que quieren más espacios verdes, los que quieren más industrias y los que quieren más edificios. Hoy estos últimos son los que tienen más poder, porque esta ciudad es de edificios”, concluye Velazco.
Por último, ninguno de los representantes de la Corporación Antiguo Puerto Madero y los estudios Dujovne-Hirsch y Mario Roberto Álvarez y Asociados mostraron intención de defenderse de las sospechas que recaen sobre sus empresas.

 

El valor de la reserva

La Reserva Ecológica Costanera Sur es el pulmón verde más grande de la Ciudad de Buenos Aires, un espacio de recreación que permite escapar del cemento alienante que sostiene a los elevados edificios céntricos.
Ésta debe ser preservada y defendida frente a los intereses de las grandes corporaciones inmobiliarias que sólo piensan en maximizar sus beneficios en detrimento del bienestar del ecosistema.
Problema cultural o no, es preciso tomar conciencia de las responsabilidades, los deberes como ciudadanos y proteger los bienes comunes. Existe el derecho a disfrutarla pero también la obligación de salvaguardarla de aquellos que, ya sea por vandalismo o fines comerciales, buscan destruir ésta área natural que permite a los habitantes, aunque sea por algunas horas, conectarse con la naturaleza.
La Reserva Ecológica Costanera Sur es el único lugar en el mundo que mantiene el paisaje original, que encontraron los colonizadores, cerca de la urbanización. Por eso es que, además de tener importancia como espacio verde, posee valor histórico. Por lo tanto, es un requisito sine qua non comprometerse a respetarla, cuidarla y mejorarla.


María Jesús Marinas
Paula Cecilia Mesa Suárez Martin
Marina Schmid
Nadia Petracona
Victoria de la Boullerie

 

Recomendados:
¿Incendios intencionales?  

Temas relacionados

Atras Inicio Añadir a favoritos Enviar comentario o sugerencia Recomendar a un Amigo Facebook
Asociación Civil Por la Reserva Vecinos Autoconvocados